Nunca sabes lo que tienes

 

Hasta que te quedas sin aquello.

Pasa que no sabes dónde meterte y sí, recuerdo al pulpo de la sirenita -la mala del cuento- Úrsula, con su frase, que se me grabo puesto que a muy temprana edad desarrollé un síndrome obsesivo con esta película. En fin, la frase decía: “demasiado tardeeee el sol se ha puesto muaajajajajaj” y entonces Úrsula se partía de risa y a la sirenita le salían las aletas, en plan dramazo, y el príncipe “azúl” se quedaba en plan -S.O.S me ha salido pescao-….bueno todo esto viene por esto de que no sabemos lo que tenemos, es verdad, pensamos que muchas cosas van a estar ahí siempre y no, ni las cosas ni la vida esperan para nadie.

Total, que yo me quede sin algo que no valoraba lo suficiente, y siempre había tenido que es la luz, puede parecer una chorrada, pero es un encordio no tenerla, dependemos demasiado de ella: una lámpara, el agua caliente, la cocina, la calefacción, el San móvil, San internet y el ordenador…hoy en día sin estos es complicado hacer una vida normal a menos de que vivas en la playa en plan cangrejo… -como proyecto, no es mala idea-.

Pasé por todo tipo de soluciones y humores para poder ver en la nocturnidad:

  1. Velitas en plan super romántico : es una manera interesante de volver a la edad media. Ya, pero solo tengo al Sr. Osito de peluche o una vaca para ponerme romántica, y no lo veo muy claro…mejor me metía a la cama a las 09:00pm en plan chinchilla.
  2. La lámapra de San móvil: se acaba la batería (ya digo yo que los tiempos modernos no son tan prácticos en el fondo, muy fondo.)
  3. Pincharme a la farola: suena como la solución a todos los males del planeta tierra, pero primero es averiguar cómo hacerlo porque se corre el riesgo de  quedar como una palomita chamuscada  tirada en la calle y después lidiar con el remordimiento de conciencia y creer que cada vez que suene el teléfono, serán ellos…yo esque soy muy legal al final del cuento, y prefiero dormir tranquila.
  4. Tener paciencia y reprimir mis ganas de ahorcar a quienes eran los responsables de ponerme la bloddy luz. Hablar por teléfono y pasar de ogro maldito a Señora todocomprensiva en cuestión de segundos, respirar e hiperventilarme.

Opté por todas las antes mencionadas y lo que aprendí fue que es un rollo estar sin luz y pensaba que no sería para tanto, pero sí. La eché mucho de menos, casi como si la quisiera sin saberlo -oh, que cursi me quedó- .

A ver que nadie se piense que iba en plan apestoso por ahí sin ducharme, no, me las ingenié para ir de persona normal por la vida y bien, después de 10 eternos días se hizo la luz! ©

2 comentarios

  1. JAJAJAJA!!! me has hecho reír sin parar imaginándote por todas las opciones que tuviste que pasar para que la luz se hiciera en tu nueva casa…. y si, coincido contigo que la bloddy ligth es un gran invento que genera muchas comodidades…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s