El infierno (te espera) en una mudanza

Hacer una mudanza, en general parece fácil, pero es la muerte en persona. Saltan  muchas cosas guardadas de la época de los dinosaurios y también objetos de los que nos encariñamos, que depende como, es difícil dejarlos ir. En el libro La mágia del orden  de Marie Kondo, te explica cómo ordenar tus desastres,  quien seguramente, si viera mi casa ahora, me ofrecería ayuda gratuita y yo sería toda oídos y le haría una ofrenda y un pastel.

Cambiar de casa es encontrase con el desastre cara a cara. He pasado a pensar que tengo el síndrome del acumulador…todo lo que se puede acumular en 5 años es demasiado, y lo mejor es que tenemos la capacidad de ordenarlo, y sentirnos orgullosa/os,  sin que nos demos cuenta de toda la parafernalia que cargamos y que no necesitamos.

Cuando me quiero olvidar de algún objeto que me trae vibraciones extrañas (no es un vibrador, lo prometo) lo escondo en alguna esquina de alguna caja, olvidado, envuelto en bolsas porque no lo puedo tirar en ese momento. Después de un tiempo, se me olvida su existencia y entonces un día de limpieza quizás lo tire, aunque la verdad,  no se me da muy bien eso de tirar cosas que algún día tuvieron una carga sentimental…qué plasta, pero supongo que no soy la única.

Por eso he decido hacer 8 puntos de una mudanza infernal:

  1. Tienes 400 cosas que no necesitas.
  2. Tu casa va  a parecer un zafarrancho durante 1 mes.
  3. Tu nueva casa también va a zafarranchear hasta que la arregles.
  4. Zafarrancho se convertirá en tu palabra favorita…zafarrancho, zafarrancho, zafarranchooooooooooooooo!!!!
  5. El Señor Sofá se convertirá en una estantería, así que el momento sofá  será una leyenda.
  6. Los vecinos te preguntan que a dónde te vas, y tu responderás – pues, a mi casa, señora/o- .¡serán metiches! (metiche=me meto en todo).
  7. Es momento de tomar decisiones (deporte favorito) en muy poco tiempo:  -tirar este papel, esta camiseta, este trasto/calcetín desparejado, lazo de algo abandonado, una pegatina…¿y yo porqué guardo todo esto? ¿Para cuando sea una abuelilla? Conclusión: al cuerno todo, me voy al campo a criar conejos y a hacer el pino.
  8. Tu eres quien lo tiene que arreglar TODO o.o

Creo que lo mejor es no guardar demasiadas cosas, ni tampoco tomarse las cosas demasiado enserio, que luego se vence el papel que un día firmaste y a nadie le interesan tus ligamientos sentimentales con el tiempo vivido en el piso, los objetos y demás pertenencias.

Lo bueno es que ya tengo casa y de momento, no me iré a vivir debajo de un puente. Sólo tengo que enfrentarme contra mi propia mudanza, lo cual me tiene  considerablemente paralizada, saludar a mis propios desastritos, como la vida misma, al final siempre toca hacerle cara a nuestras decisiones hayan sido buenas, malas o regulares…llamémoslas nuestros propios, únicos e irrepetibles…¡¡¡zafarranchos!!!

Hasta la próxima ❤

 

 

 

 

2 comentarios

  1. Como siempre escribes muy divertida y nos haces reír a muchos leyéndote. Siguevasi contando cosas de la vida cotidiana que algunos ya hemos perdido envía vorágine urbana y dectrabsjo. Te mando un beso y abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s