Tiro por la culata

Pensaba que era algo que alguien se había sacado de la manga, eso de un sudor frío pues, ¿cómo vas a sudar frío?, pensaba porque si sudas, en todas las ocasiones sudosas es porque estás es caliente, al menos era lo que yo pensaba hasta que ¡Oh, sorpresa!

No estaba caliente, o sí, estaba calentando motores para ir a uno de mis últimos exámenes de la carrera, una de mis asignaturas favoritas: Historia de la lengua inglesa.

Pasé 3 días estudiando, pues las probabilidades de repetir esta asignatura eran altas, porque cuando habían sido los parciales, había tenido la cabeza con contrato indefinido en la conchinchilla. Volviendo a los días previos para aquel examen, me había preparado una línea del tiempo que me auto convencía de que no sacaría en el examen ¿o si?

Seguía preparando mis estrategias para el examen y diseñando dicha chuleta para que fuera lo suficientemente discreta y funcional, distribuida por colorines, recuadros grandes y pequeños, símbolos, flechas, números y dibujos que resumían conceptos etc. Planeé el lugar idóneo dónde sentarme y hasta de qué manera iba a colocarme el pelo para que sirviera de cortina a la vueltecita que se dan los profes en busca de chuleteros y chuleteras, de cualquier manera, no estaba dispuesta a volver a estudiar The great vowel shift  por mucho que me gustara la asignatura.

Llegaron los 15 minutos antes del examen. Momento en el que salí de la biblioteca para ir al aula 312 alias el linchamiento. Parecía ser que era de las primeras, “bien, anem bé, así puedo escoger sitio y organizar todo por si me veo en la necesidad imperiosa de sacar mi adorada chuleta” miré el móvil, “las 17:00 en punto, ya deberían de…OHHHH”

bridget_joness_diary3

“El examen acababa a las 17:00 ¡¡¡¡noooooooooooo!!!! ¡¡¡¡Matarme j*deeeeer, tragame maldita aula 312 me voy a volver un p*to fósil con patas en esta universidaaaad!!!!” Acto seguido, recorrí toda la Universidad de arriba a abajo buscando a la profe o a algún compañero que me socorriera, pero estaba sola ante el peligro: no había ni Cristo. Después de llorar, reír y autoenbronconarme la profe se apiado de mi mail desesperado y me dejó hacer el examen el lunes siguiente, lo cual evito todo mi diseño estafador y me obligó a  repasar el temario.

¡Fue un éxito porque aprobé! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s