Taxi stories and vanilla

En BCN siempre que buscas un taxi con urgencia histérica, nunca hay. Aunque vayas con muletas, no hay taxi, aunque llames y supliques -Señor, que si no me envía uno me muero- J O D E T E, no hay. Cuando quieres llegar a casa y dormir, tampoco ¿Qué c*ñ* les pasa a los taxis, acaso entran en la bloddy dimensión desconocida junto con las gomas del pelo, los calcetines y las pinzas?

Cuando cojo taxis (cuando mi vida no depende de ello) los clasifico en tres casos: el taxi de la mañana, la tarde y la noche.

Por la mañana el señor conductor, puede llevar música para cortarte las venas y lacrimogenear, sobre todo si estas heart-brokeneada sino, también esta la versión reguetonera que a cualquiera le entran ganas de hacer el Miley Cyrus con el asiento del copiloto.

maxresdefault

Por la tarde, suele haber un ambientaxi más bien relajado pachanguero y se repite un poco lo mismo de arriba, sin el Miley Cyrus.

descarga

Pasamos a la noche, donde las cosas se suelen poner más interesantes. Aquí creo que el hombre del taxi puede llegar a ser un poco más borde debido a los especímenes que a veces, suben en la parte de atrás ¡Yo una por ejemplo! Un día había bebido más de la cuenta y se me ocurrió subirme a un taxi y OMG aquello empezó a activarse y tuve que abrir la ventana para controlar las ganas de quedarme sin la cena. Mientras tanto, no se qué tantas cosas le dije al taxi-man, entre ellas que a ver si iba más despacio- ¡¡¡Por el amor de Diooooos!!!- esas maneras de darle al volante me iban a sacar mucho más que las ideas, por suerte no se recreó en las curvas y aflojó antes de hacer el canto a la alegría.

Luego también esta el señor taxi que vive en el limbo. Resulta que el otro día tres personas y yo cogimos un taxi por la noche, fui la última en querer subir, digo “querer” porque el señor-taxi-del-limbo arranco cuando estaba a punto de poner una piernecilla dentro, por suerte no me paso nada, solo que le pegué un grito que hasta su tía segunda se enteró, a todos les hizo mucha gracia menos a mi ¬¬ .

images

Luego hay otras historias de taxis que pueden acabar en color de rosa o en negros desenlaces, esto si, que cada quién se imagine lo que quiera…

Finalmente ¿Alguien me puede explicar el olor a vainilla que tienen los taxis? No es normal que me tenga que tapar la nariz con la bufando, el bolso o el vestido ¿o sí?

 -¿¿Hola??- ¡¡Oye que tu taxi NO huele a nuevo!¡ ¡¡Cómprate un olor pino!! Prefiero morir congelada con la ventanilla abajo en pleno invierno que no de ahogamiento por tu p*t* vainilla y lo que pasa, es que un olor te puede poner de mala leche, por eso, por el bien de la comunidad ojo con el after shave  y con los perfumes que al igual espantas hasta las moscas.

Además, que sepáis que todos los taxis del mundo huelen a vainilla y conducen coleando a una velocidad que hace sufrir al usuario, aquí y en el otro lado del charco incrementando la teoría del mareo: vainilla+ volantazo =mareo seguro.

A partir de ahora, siempre bajo la ventana del taxi y saco la cabeza como los perretes emocionados en las piernas de sus dueños, lo que sí que me ahorro es la lengua y el dueño ❤ .

perro

¡Hasta el próximo post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s