Choques culturales

El otro día estaba en territorio extranjero haciendo la cola del súper cuando un chico que pasaba por ahí (llamémosle Z)  me ofreció su sitio en la cola para pagar. Justo antes, tuve un antojo irremediable de unos bombones Ferrero Rocher. Le dije a Z -no,no,no- moviendo la cabeza negativamente, acto seguido fui en dirección de bombones. Z se ofendió y cual verdulero: -¡Desagradeciá aquí se dice  SI  y GRACIAS! ¡Qué no estas en xxxx!- Uy, madre, este me va a perseguir con un hacha por todo el súper, pensé, así que me camuflé entre los kiwis y el perejil, para después ir por mi caprichito del día.

niña amarillo
¡¡¡A por mis Ferreros!!!

¿Qué c*ñ* fue eso? Nada más y nada menos que un choque cultural. Eso sí, seguro Z tenía un mal día y me comí el “gracias” (somos humanos, oye) pero no deja de ser un choque, y es que así se aprende cuando decides abandonar tu hábitat natural, y enfrentarte con lo que has aprendido en tierras desconocidas. Después me quedó muy claro la importancia del “gracias” y del poder de las hortalizas.

Otro día, hace unos cuántos ayeres, recién llegada a las cataluñas, me presentan los tomaquets de penjar o sea, los tomatitos maduros que cuelgas como ajos en la cocina para untar sobre el pan y hacer el famoso pa amb tomaquet (pan con tomate). Ahí estaba yo y mi mini ignorancia en plena comida social. Cogí el tomate que estaba dentro de un cestito y lo empecé a cortar en rodajas para jalarlo con singular alegría. El chico que tenía al lado me miró con cara de ¡¿WTF?! acto seguido, sesé me actividad zampante del tomate de colgar, para actuar con naturalidad -¡¿Ah…que esto no se comeer?!- 😮  aunque por dentro quería que me tragara la silla. 

what

Entonces me di cuenta de que no se comían sólo se untan. Ahora los tengo colgados en la cocina. Como aún conservo mi lado salvaje, cuando me quedo destomatada pongo alguno en la ensalada. 

No se diga de la vez que en las montañas del Canadá, se me ocurrió pedir la “sopa de gato” catsup en lugar del Ketchup para el Hot Dog -f*ck…-

Del cambiarse de país nadie te dice que te prepares para los choques culturales puesto que estas acostumbrada a nacer ABC y que ahora harás CBA y que eso es lo más normal del mundo, porque en verdad no hay ningún universal, ni un bien o un mal, ni un todopoderoso. Consideras lo que (te) pasa según la escala de valores que tengas ¿y dónde se adquiere? Pues en dónde te crías.

A todo esto, más vale ser flexible que un cuadrado intransigente con patas ¡Porque los hay eh! Ale, hasta la próxima ❤

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s